Todo el mundo sabe hacer contenidos. Estamos en la era de la información y hoy en día, ¿quién no ha publicado un post? Sin embargo, sigo repitiendo que tener un blog y ser constante no es fácil.

No es fácil porque se sigue creyendo que un blog es sinónimo de producir contenido, cuando tener un blog es mucho más que la producción. Medición, optimización, difusión y gestión son partes igual o más importantes del proceso y no se les da tanta importancia como al proceso de creación. Aunque se debería.

Una de las razones es la falta de tiempo cuando el foco normalmente está en ser constante en la producción. ¿Cómo ganar tiempo para hacer contenidos mejores y en menos tiempo? Céntrate en seguir algunas reglas con las que optimizar tu tiempo:

Reglas para optimizar la producción de contenidos

Pareto

Uno de los principios clave en Digital. Con el 20% del trabajo deberías conseguir el 80% del resultado. ¿Cómo conseguirlo? Centra tus esfuerzos en lanzar rápido y testar interés, de forma que puedas optimizar a posteriori. Si dedicas mucho esfuerzo a la producción de algo que desconoces si funcionará, normalmente no lo va a hacer y habrás perdido mucho tiempo (y el tiempo es dinero).

Una regla de oro:

'Primero hazlo, después hazlo bien y después hazlo mejor' Addy Osmani - → tuitéalo

Regla de los tercios

Para mi, la fórmula defintiva (ya lo he dicho muchas veces).

Todo lo que hago lo intento despiezar, de forma que pueda construir procesos y metodologías. Uso mucho esta regla para todo: es perfecta para la difusión, para la producción e incluso para la gestión.

Regla de los tercios en la producción de contenidos

Al producir contenidos, trata de diversificar lo máximo posible para detectar nuevas audiencias. Para eso, usando la regla de los tercios podrías dedicar:

1/3 a contenido que funciona: contenido que ya sabemos previamente que funciona y que nos dará esa estabilidad de crecimiento.
1/3 a contenido optimizado/reutilizado: hoy ya nadie cuestiona la importancia de la reutilización de contenidos. Es una técnica imprescindible para reducir esfuerzos y optimizar el impacto de nuestra estrategia.
1/3 a contenido experimental: contenido que no tienes ni idea si funcionará o no y que, en caso de que funcione, generará un crecimiento de tráfico exponencial. En caso de que no funcione, servirá de aprendizaje. Aquí podríamos meter hipótesis que nos gustaría validar.

70-20-10

Una de nuestras primeras fórmulas.

Consiste en dividir la producción de contenidos en:

70%: contenido que funciona, fácil, que hacemos en poco tiempo y con el que obtenemos resultados seguros.
20%: contenido pata negra. Más complejo, avanzado y de larga duración, normalmente más de 1000 palabras.
10%: contenido experimental. Tal y como veíamos en la regla de los tercios, este contenido es el que no sabemos cómo funcionará y nos permite probar nuevos formatos y testar hipótesis.

4-1-1

Una fórmula muy parecida a la anterior y que la hemos acogido y optimizado, es la fórmula 4-1-1.

4: contenido regular/nuevo: ese contenido que decíamos antes que funcionaba. Fácil de hacer y que sabemos previamente que va a generar tráfico y funcionar para nuestra audiencia.
1: contenido republicado: contenido antiguo que lo volvemos a publicar optimizado y adaptado a la fecha actual para que siga convirtiendo y generando tráfico.
1: contenido especial: contenido experimental que no sabemos si va a funcionar y que nos permite experimentar con nuevos formatos.

Lo más importante de todo es que hagamos nuestra propia metodología para conseguir mejores resultados. No nos obsesionemos con reglas que a otros le funcionan y busquemos nuestra propia fórmula mágica.

· · ·