¿Growth Hacking? Una de las palabras más de moda en la actualidad del Marketing Digital y más en concreto en el mundo de las Startups. Y sí, efectivamente, ¡otra buzzword a la lista!

Aunque el término todavía no está excesivamente extendido en España, en otros países como Estados Unidos, es una de las profesiones más de moda y el Growth Hacker se ha convertido en uno de los puestos más solicitados por las Startups.

Buscando una definición sencilla:

El Growth Hacking es una disciplina que busca, con el mínimo gasto y esfuerzo posibles, incrementar de forma rápida y notoria el volumen de usuarios, ingresos o impactos, de nuestro producto/servicio.

Lo más importante de todo y lo que tenemos que tener siempre en cuenta es que buscamos siempre el mínimo uso de recursos por lo que hay que tener en cuenta que las técnicas que empleemos deben generar el mayor impacto con el menor gasto, por lo que tendrán siempre un alto impacto de creatividad.

Dicho así tiene muy buena pinta, ¿verdad? Todos necesitamos más Growth Hacking :).

Sin embargo, hay una fina línea entre la ética de las prácticas utilizadas y tenemos que tener mucho cuidado. ¿Prefieres 100 usuarios conseguidos orgánicamente o 10.000 conseguidos tras molestar a 10.000.000? El coste de conseguir estos usuarios debe estar equilibrado y tenemos que poner siempre al usuario en el centro y atender sus necesidades. Ojo con esto, es clave no sobrepasar esta línea y tenemos que balancear entre lo que necesitamos y lo que debemos hacer para mantener a nuestro producto/servicio sano en términos de reputación.

¿Cómo es un Growth Hacker?

Hay varias cualidades que todos nos ponemos de acuerdo a la hora de definir un Growth Hacker:

Growth Hacker

Analítico

Analizar todo es clave para entender si las técnicas que probamos funcionan o no. Es analítico pero inteligente, busca la métrica y el target clave para analizar el éxito y sabe cuando tirar algo o perseverar.

Creativo

La creatividad es clave para un Growth Hacker ya que el Growth Hacking habla de buscar fórmulas nuevas que hagan crecer, por tanto, si todo el mundo hace lo mismo, nuestra capacidad de crecimiento estará limitada.

Multi-disciplinar

Saber de todo un poco y cuanto más mejor es clave para poder elaborar mejores técnicas de crecimiento.

Curioso

Curiosidad por todo, pensamiento lateral, investigar de todos los sectores para captar nuevas ideas.

Ágil

El Growth Hacker quiere probar las cosas rápido y ver si funcionan. Le gusta analizar pero no le gusta la parálisis por análisis. Analizar lo justo es necesario, perder agilidad en lanzar al mercado por analizar demasiado es tosco e ineficiente.

5 Growth Hacks que han hecho despegar a grandes empresas

  • Hotmail: gracias a la firma que aparecía en todos los correos enviados con Hotmail (“We love you. Get a free Hotmail account”) consiguieron un crecimiento exponencial en muy poco tiempo.
  • Dropbox: un mítico: más espacio cuantos más amigos invites y se hagan una cuenta.
  • Gmail: el acceso por invitación creó tal expectación que hasta se llegaron a vender por ebay.
  • Zapier: crean páginas de contenido con dos servicios y te dan pistas de lo que pueden hacer las automatizaciones para ahorrarte tiempo.
  • Instagram: se integraron desde un primer momento con todas las redes para permitirte compartir mejor el contenido. Fue un detalle muy tonto y pequeño que marcó una gran diferencia.
  • Pinterest: auto-follow a los usuarios con mejores perfiles para que vieses el “wow” de su plataforma.
  • LinkedIN: abrió los perfiles al público por defecto consiguiendo un posicionamiento muy rápido y que los usuarios encontrasen a otros usuarios rápidamente.

Un proceso de growth hacking muy sencillo

El principal proceso que debes tener en cuenta a la hora de plantear growth hacks es:

Proceso de Growth Hacking

La analítica aquí y ser ágil es obligatorio y debes tomar decisiones rápidas y ajustar para poder probar muchas tácticas en el menor tiempo posible.

Más info sobre Growth Hacking

Puedes conocer ejemplos de técnicas de Growth Hacking y más información en los siguientes recursos:

· · ·

Artículo original publicado en 40deFiebre.