Según una encuesta, el 71% de los empleados piensa que sus responsables no dedican suficiente tiempo a explicar los objetivos. Y el 50% de estos empleados dejó su anterior empresa por falta de transparencia.

¿Qué es la transparencia radical?

La transparencia radical se está convirtiendo en uno de los valores más acogidos por las nuevas fórmulas organizacionales. Sobre todo desde que empezamos a hablar tanto de la transformación digital. Se trata de un concepto muy sencillo: todo el mundo debería tener acceso a toda la información de la empresa en cualquier momento. Y cuando me refiero a toda, es toda.

Por ejemplo, en Buffer, llevan esto al extremo, compartiendo con toda la organización todos los emails enviados por cualquiera, algo totalmente impensable por la mayoría de nosotros, ¿verdad?

¿Imaginas que todos tus emails los pudiese leer cualquiera en la empresa? Por defecto pensarás, -¡qué horror!-. Sin embargo, la realidad es que en este contexto económico-social donde las personas tienen el control de las organizaciones, ejemplos de transparencia radical como este, es, no solo necesario sino una gran solución a los problemas que éstas enfrentan: desmotivación, desconexión, perdida de liderazgo, fuga de talento, etc.

Llegados a este punto, seguramente te estarás preguntando:

¿Por qué compartir los emails o los salarios entre toda la organización?

Yo te preguntaría, ¿por qué no? Es algo crítico. Crítico porque:

  • Es una gran demostración de honestidad en el discurso de una organización.
  • Las personas ya no eligen una empresa solamente por el salario.Eligen un proyecto donde trabajar y desarrollarse por el reto que supone, sus valores, su ética y su honestidad.
  • Es motor de las mayores discusiones y rivalidades entre compañeros de trabajo. Sigue existiendo esa eterna discusión-comparación de responsabilidades, tareas y esfuerzos en relación con los salarios. El dinero siempre nos desvía de lo importante.

Pero esas discusiones se acaban cuando ponemos los salarios en abierto a ojos de todos.

Es lógico que a priori las personas se preocupen; nos han enseñado muy poco a trabajar en equipo y en entornos demasiado competitivos (y estudiar 20 años sometidos al aprobado/suspenso no ha ayudado nada a nuestra maduración).

Sin embargo, trabajar este tipo de mecánicas es imposible sin una transparencia radical, ya que no podemos establecer salarios en abierto sin rediseñar el modelo de compensación actual: ¿quién decide lo que va a cobrar alguien? ¿En base a qué? ¿Cómo establecer fórmulas de compensación variable en función de objetivos? ¿Quién define esos objetivos?

Acabamos con un tipo de preguntas, empezamos con otras. Así, para poder establecer una política de salarios en abierto tenemos que enseñar y compartir con la gente el cómo estamos estableciendo esos salarios de una forma justa y honesta. Y esto tendrá pinta de fórmula, sencilla, que permita a todos entender cómo funciona el sistema.

Compartir toda la información y el conocimiento es la clave y razón de ser de la transparencia radical. - → tuitéalo

Siguiendo con el ejemplo de Buffer, han diseñado una fórmula muy interesante.

Salary = job type X seniority X experience + location (+ $10K if salary choice)

Su fórmula establece el salario inicial en base al grado de seniority, las capacidades de cada uno, así como la localización de trabajo, su elección sobre como percibe el salario (equity o salario) y los años que lleva en la compañía.

Como personas y organizaciones, no somos atletas, no podemos pasar de 0 a 100 en 10 segundos, por lo que tampoco debemos implementar medidas radicales sin haber establecido pequeños pasos con todos aquellos que vayan a ser impactados por el cambio. Estos pequeños pasos son clave para minimizar el riesgo y el impacto emocional del cambio.

El mundo es transparente, abierto. Internet ha modificado y está modificando completamente la forma en la que trabajamos, colaboramos, vivimos, nos comunicamos y por tanto, todas las fórmulas tradicionales de gestión, educación, gobierno, etc. también deben cambiar, y así lo están haciendo.

· · ·